Mind the Gap

La frase Mind the Gap alude tanto a una llamada de atención o advertencia como a una suerte de misterio, ya que informa de algo que evidentemente, fuera del contexto del metro londinense, no vemos.

Mind the Gap se traduce literalmente por “Cuidado con el hueco”, la frase se empezó a utilizar en 1969 como una necesidad para paliar los accidentes. La grabación digital que en aquella época era un gran avance tecnológico, supuso la absoluta instauración de la frase como icono de un calado cultural jamás intencionado.

Foucault avisa que la era moderna está basada en el gran encierro, en el cual los inadaptados, locos y demás marginales se distribuyen por todo tipo de cárceles. Es la policía mental de George Orwell, muy adecuada en este caso la que advierte que mas vale tener cuidado, el agujero es inmenso. Si la sociedad actual mantiene una fractura continua (basada en la imposibilidad de ser lo que uno siempre ha querido y centrar lo real en una suerte de seria bajada a los infiernos de lo común) entre los sueños y las realidades, o quizás cada vez mas exagerada entre occidente y “el resto” (valga como ejemplo la pieza Shibboleth 2007 de Doris Salcedo en la Sala de Turbinas de la Tate Modern, en la que literalmente la artista rasga, quiebra o agrieta el suelo del espacio), cabe recordad que ya Santiago Sierra quemó en la reinauguración de una galería todas sus paredes y suelo en Galería quemada con gasolina (1997, México) o la línea de 30 cm. tatuada sobre la espalda de una persona remunerada en 1998.


Mind the gap relata, directamente y sin divagaciones la insalvable distancia que separa la gente corriente de la clase dirigente de la política, el poder y del pueblo. Es la poética de la fractura. Representa lo que ocurre en nuestras nuevas sociedades en las que la distancia cada vez es mayor. Acaso el gap entre Marruecos y Cádiz sea el que se produce entre dos personas cuando son incapaces de comunicarse.

Como señala Nicolas Borriaud en la Estética relacional, la suprema separación es la que afecta a los canales de las relaciones, representando el ultimo escalón en la mutación que Guy Debord ha apuntado en su análisis sobre la sociedad del espectáculo. Es la sociedad donde las relaciones humanas ya no son experimentadas directamente, pero se manifiestan como extraños ejemplos del show. Sin embargo, la fractura puede evitarse, romperse, el juego apunta hacia la utopía: Mind the Gap, es, a la vez, salvable, porque la distancia puede acortarse, el mensaje es claro, esta ahí. Como estamos a tiempo, aún podemos salvarlo. MIND THE GAP, por si acaso.

Slavoj Zizek apuntó recientemente en una entrevista en un medio nacional que él no da soluciones a nada, tan solo plantea los problemas. Ese quizás es la labor del artista: plantear problemas, crear huecos, advertir de los agujeros, las trampas en el camino. Nos encontramos en la encrucijada, en el momento clave, tan solo hay que tener cuidado con los insterticios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s