Arco sin alegria. por Jaime Luis Martin

Arco sin alegria

Jaime Luis MARTÍN

IMG_8174
La trigésima segunda edición de Arco, clausurada el pasado domingo, puede resumirse en la pujanza de la pintura y el dibujo, el sostenimiento de la fotografía y la mermada presencia del vídeo y las instalaciones. Nadie se arriesga en tiempo de crisis y, sin embargo, tanto las galerías como las ferias de arte deben resituarse si quieren sobrevivir.

Con la subida del IVA dominando la escena muy pocos coleccionistas se interesaron por acudir a Madrid, pero a pesar de todo, la participación extranjera ha sido la mayor de los últimos años con ciento treinta tres galerías de veintisiete países, siendo el país invitado Turquía que, en la última década, ha realizado un gran esfuerzo para situarse en el mercado internacional. Algunos de sus artistas como el kurdo Halil Altindere, con una importante muestra en el CA2M, representan las nuevas tendencias, situándose en prácticas transgresoras que incorporan el humor y la crítica.

La representación de las galerías asturianas queda reducida a Espacio Líquido, que presentó una interesante nómina de artistas, destacando Kevin Simon Mancera, Ellen Kooi, las pinturas envueltas en la densa neblina de la melancolía de Chechu Álava, las investigaciones sobre la historia y la frontera de Edgardo Aragón, las fotografías de Gerardo Custance y la sutileza de Amparo Sard. Por otra parte Pablo Armesto y Pelayo Ortega acuden con la galería Marlborough, Dionisio González presentó en Ivory Press la impactante pieza «En algún lugar ninguna parte: Proyectos no ejecutados de Le Corbusier», Avelino Sala, habitual de la Feria, desplegó en Raquel Ponce su compromiso crítico con los «collages» pertenecientes a la serie «Mínima Moralia» y la irónica pieza formada por dos cámaras de vigilancia realizadas en mármol de Carrara. Hugo Fontela en Carles Taché y Herminio, con sus sutiles equilibrios, en Cayón, completan la lista.

Entre lo más destacable que se pudo ver en esta edición está la obra de Marina Abramovic en la galería Krinzinger, los grabados sobre planchas de acero de Cristina Iglesias en Elba Benítez, los trabajos de Alicia Framis en Barbara Gross, la performance de Sander Breure y Witte van Hulzen presentada por la galería holandesa Tegenboschvanvredenel, el vídeo de una piara de cerdos devorando el mapa de la península Ibérica realizado con pienso de Santiago Sierra en la galería Prometeo, las nuevas propuestas escultóricas de Jaime de la Jara en Fúcares, las pinturas minimalistas y conceptuales de Mitsuo Miura en Adora Calvo. En Juana de Aizpuru sobresalió Dora García que presentó la serie de fotografías de su actuación performativa en la pasada edición de la Documenta Kassel y Albert Oehlen que reflexiona sobre la validez de la pintura en tiempos marcadamente tecnológicos. Por último, destacar la consolidación de la sección «Opening» de apoyo a las galería más jóvenes que en esta edición, dirigida por Manuel Segade y Veronica Roberts, ha encontrado su tono.

Como novedades señalar la sección Arco bloggers -http://arcobloggers.com-, en la que figura como invitado el blog de la asturiana Semíramis González, la posibilidad de descarga gratuita, por primera vez, del catálogo y el libro de artistas de la Feria pudiendo realizarse desde la web de Arco y el impulso a la compra online mediante la plataforma virtual «Arco collect» que del 7 al 24 febrero permanecerá abierta con más de un millar de obras que pueden adquirirse a un precio, salvo excepciones, por debajo de los cinco mil euros.

Pero alrededor de Arco se mueven otras ferias como JustMadrid, con propuestas como la presentada por los asturianos Santiago Lara y Beatriz Coto -LaramasCoto- en la galería Liebre, dos piezas que expanden mediante la tecnología la intimidad del dibujo. En Art Madrid se pudo ver obra de Orlando Pelayo y Eduardo Úrculo, y en el programa One Project, comisariado por el crítico Javier Rubio Nomblot, dedicado al arte joven, estuvo presente la obra de Isabel Cuadro en Hilatina.

Arco se ha vuelto triste, compitiendo en desigualdad de condiciones con otros mercados, sin la alegría de las ventas de otras épocas, resignándose a un papel secundario en el mercado internacional. En este sentido la Feria por excelencia del arte español tiene un futuro comprometido en un mundo globalizado, a pesar de que cumple excelentemente su papel mediático de reclamo del arte contemporáneo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s