PSJM: “Spanische Malerei” la pintura como geometría social.

1381398_655669081125065_133686602_n-09224

El colectivo PSJM siempre ha afrontado sus proyectos desde la práctica crítica del arte. PSJM es un equipo artístico formado por Pablo San José (Mieres, 1969) y Cynthia Viera (Las Palmas, 1973) que opera desde Berlín. Se comporta como una marca comercial que plantea cuestiones acerca de la obra de arte ante el mercado, la comunicación con el consumidor o la función como cualidad artística, haciendo uso de los recursos comunicativos del capitalismo espectacular para poner de relevancia las paradojas que producen su caótico desarrollo.

Ahora, tras más de diez años trabajando juntos, han desarrollado el proyecto “Spanische Malerei” (Pintura española). Con esta serie de pintura (posiblemente lugar común al que todo artista acaba volviendo) que se acaba de mostrar en la Galería Blanca Soto de Madrid, el colectivo genera un verdadero retrato social pictórico encriptado, entendiendo la pintura como medio y no como fin propio o tautológico del arte. A simple vista, en estas piezas uno puede “identificar” gráficos y estadísticas que llevados al lienzo podrían conformar una suerte de “geometría estadística formal”. La llamada por el propio equipo de artistas “geometría social”, esa que ya emplearon en la serie American Colors, que ahora se exhibe en el Centro Cultural Pelaires dentro del proyecto “High Society”, comisariado por Fernando Gómez de la Cuesta en Palma de Mallorca.

Esa mirada fría a la estadística de la desigualdad contrasta con el refinamiento y el acabado prácticamente industrial (pero fingido) de las piezas pictóricas de la exposición. Incluso esa idea de precariedad de la pintura teje una red que directamente se incrusta en la realidad de lo cotidiano, el artista de ahora, más por obligación que por decisión, está redireccionando su trabajo a lo manual y a lo auto-producido.

Piezas como “Manifestaciones en España, 2003-12” o “Deuda pública en España, 2002-12” hacen referencia directa a la indignación. Se ha teorizado mucho a favor y en contra de cualquier estetización de los movimientos del 15 M, sin embargo, tras la distancia que da el tiempo para pensar mejor los acontecimientos, podemos decir que un grupo de artistas ha generado tejido en torno a los temas de actualidad, probablemente los únicos sobre los que se debería hablar a través del arte.

Quizás el arte no valga para nada, pero al menos, estamos obligados a mantenernos en guardia. PSJM lo hace, siguen en primera línea de conflicto, o asomados al abismo de lo real, en ese ejercicio de reflexión madura que sin embargo lleva las cosas al límite. Además consiguen sorprender con la rotundidad de una obra altamente inquietante. PSJM meten el dedo en la llaga, y una vez más, ejercen de francotiradores, con una precisión exquisita que invita a reflexionar, como Bourriaud, sobre la pregunta: ¿Qué pueden los artistas, a qué pueden acceder, hasta dónde pueden ir en la transformación del mundo y la evolución de su rol sin abandonar su estatus de artistas? Sin dar respuestas, plantean estrategias para dilucidar estas cuestiones, abriendo la puerta de nuevas realidades, tanto críticas, como representativas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s